Ver perfil

🧐 Don Serifa #13: de fuentes cromáticas

«El oficial tipógrafo de cabeza gris y cara afilada trabaja con su caja, masca tabaco, se le nubla la
🧐 Don Serifa #13: de fuentes cromáticas
Por Pedro Arilla • Publicación #13 • Visualizar online
«El oficial tipógrafo de cabeza gris y cara afilada trabaja con su caja, masca tabaco, se le nubla la vista al leer el manuscrito» —Walt Whitman.
¡Hola! Bienvenida o bienvenido al número 13 de este boletín tipográfico digital, solo apto para inconformistas de la contraforma y rebeldes ocultos en el espacio negativo.
Antes de comenzar, un anuncio:
Al parecer, el formato actual de este boletín no funciona como me imaginaba. Las estadísticas indican que la mayoría de los lectores (ya sé que tú no, querido) solo leen el primer artículo y que luego de deslizan sibilinamente hasta la sección de breves y libros.
Así que la conclusión parece obvia: escribir más profundamente sobre un solo tema e incluir más enlaces en la sección de breves. Ya me contarás qué te parece este cambio. ¡Empezamos!

Silver Chrome (popskraft) / Candy Script (Twinbrush Image Forge)
Silver Chrome (popskraft) / Candy Script (Twinbrush Image Forge)
De fuentes cromáticas →
O de cómo la tipografía ya no es esclava del blanco y negro
En el número inaugural de este boletín ya hablé de Variable Fonts, esa tecnología que lucha por acabar con la rigidez tipográfica. Hay varios lectores que se preguntaban cuándo le llegaría el turno a las Color Fonts, esa tecnología que aboga por erradicar el enfoque monocromático de las fuentes digitales.
La historia de las tipos multicromáticas se remonta al siglo XIX. Lo más común eran las tipos de madera gordotas y exuberantes para lucir a cuerpos grandes en carteles y anuncios. Superponiendo varias capas, se conseguían efectos visualmente muy sugerentes para la época. A pesar de ser una práctica que cayó en el desuso durante el siglo XX, la llegada de las fuentes digitales le dieron su última estocada. Las limitaciones propias del formato volvieron a imponer la dictadura monocromática para tipografía. Hasta ahora.
Más o menos. Ya llevan un tiempo entre nosotros y todavía no están perfectamente implantadas; pero las Color Fonts parecen acercarse cada día más. La primera gran apuesta fue Bixa de Novo Typo que en 2016 proponía no solo su uso para escritorio sino también para web. Su eslogan «Colour is the new black» esconde algunas interesantes ideas de deconstrucción anatómica y propuestas de uso del color como elemento de énfasis.
Adobe se sumó poco después a la fiesta e introdujo a los emojis en la conversación. La buena noticia es que apoyó la jugada como debe hacerlo: incluyendo el soporte para OpenType-SVG desde la versión CC 2017 de Photoshop (2018 para Illustrator y 2019 para InDesign). Sin embargo, todavía queda mucho por hacer en cuanto a compatibilidad en software y navegadores.
Hablando de formatos, este OpenType-SVG es el que parece decantado a ganar la batalla dentro de este micromundo de las fuentes cromáticas. Los contendientes son diferentes formatos que podríamos dividir en dos grupos: los basados en SVG y cuyos puntos fuertes son la versatilidad de un formato ya adoptado (pero con una apariencia muy vectorial); y los basados en Bitmap que traen transparencia, textura y organicidad (pero con la limitación de un escalado limitado).
¿Te ha picado el gusanillo? Algunos de los supermercados de recursos diseñiles ya cuentan con algunas docenas de fuentes cromáticas. Sin embargo, mi recomendación es que te bajes al barro y juegues un poco con este nuevo formato. Hay una herramienta que te lo pone muy fácil para crear tu propia color font: Fontself. ¡Échale color y disfruta!
_________
(Publicidad)
(Publicidad)
De breves →
• Jason Pamental, conocido experto en tipografía web, ha creado recientemente un newsletter sobre el tema. Encuentro su diseño poco acertado pero el contenido merece la pena. Y ya que estoy con el tema, Richard Rutter (autor del libro Web Typography) ha escrito un artículo sobre hyphenation en CSS.
• Jesús Morentin vuelve a salir de su bunker con otro proyectazo bajo el brazo; esta vez una serie de preciosos carteles sobre la Bauhaus. Hablando de Bauhaus, hay una nueva película sobre el papel de la mujer en esta institución.
• Una antigua pero tristemente todavía necesaria reflexión sobre el ninguneo cultural que significa meter a todos los sistemas de escritura que no son el nuestro en el saco de no-latinos. Esta vez es Soulaf Khalifeh quien alza la voz.
• El gobierno estadounidense estrena tipografía oficial: Public Sans (basada en Libre Franklin, basada a su vez en Franklin Gothic) como parte de su programa US Web Design System v2. Aunque esta fuente va con licencia SIL Open Font siempre se le pueden buscar tres pies al gato del Copyright.
• ¿Un libro sobre fuentes variables? No tiene ningún sentido pero existe. Tampoco tienen sentido muchas de las iniciativas que se están llevando a cabo con esta nueva tecnología. Todo lo contrario de lo que ocurre con los sugerentes experimentos de la gente de Typearture o la conceptualmente preciosa Movement de NM Type o la inteligente propuesta para marcas de Plau.
• Por temas de calendario llego tarde —o a medias, mejor dicho— a esta sexta edición de 36 days of type (que este año ha sido absorbido por Adobe) y del que ya hablé en el número 3 de este mismo boletín bajo el título de confusión.
(Publicidad)
(Publicidad)
• El podcast de Don Serifa volverá algún día. Mientras tanto, puedes llenar ese vació con Calalletra, el nuevo podcast de tipografía del diseñador de tipos valenciano Rafael Jordán.
• En la sección de noticias que me ponen terriblemente triste nos encontramos con que Monotype ha decidido saquear los bolsillos de los más incautos con otra reedición remasterizada y recauchutada de Helvetica a la que han decidido llamar Helvetica Now. Y otra de tristeza: Halifax (un señor banco) ha escogido como tipo corporativa Source Sans de Google Fonts. Mátame, camión.
• Pero no todo van a ser malas noticias: la Asociación Tipográfica Internacional (ATypI) ha anunciado su programa de fomento de la diversidad.
• Tipográfica es un nuevo evento sobre tipografía. Talleres y conferencias en Sevilla (España) del 31 de mayo al 2 de junio.
• Dos buenos artículos: uno técnico sobre font metrics de Weston Thayer y otro más sugerente sobre itálicas de Temporary State.
• Mathieu Triay se ha marcado un revival muy interesante de Marvin. Sin embargo, todo se ha visto eclipsado, en mi opinión, por Visions, la revista de ciencia-ficción que ha lanzado con esta tipografía como protagonista silenciosa. Échale un ojo. Me encanta.
_________
De libros →
He leído, comprado o regresado a algunos libros en las últimas semanas y estos son los que tienen que ver, de alguna u otra manera, con la tipografía:
Con motivo de su añorada reedición en inglés, aprovecho para recomendar este clásico que podemos disfrutar en nuestro idioma gracias a, cómo no, Campgràfic. Un excelente libro que sirve como punto de partida para entender ciertas lógicas tipográficas pero que, sin embargo, es peligroso utilizar como dogma.
Footnotes de La Police
No es un libro pero me perdonarás la intromisión pues acaba de salir el tercer número de la fantástica publicación sobre tipografía Footnotes, editada por La Police. Pequeña, sencilla e incluso tímida; pero hecha con un exquisito buen gusto y textos de enorme calidad. Imprescindible a mi parecer.
_________
¡Gracias por llegar hasta el final! 🏁
Si tienes alguna idea para mejorar, petición para próximas ediciones, o cualquier tipo de comentario puedes escribirme por los canales habituales: email, Twitter y Facebook.
Eres uno de los 1.569 suscriptores de este newsletter. Si te ha gustado este contenido y el proyecto, apóyalo. 🙏 Cuéntaselo a tu gente, reenvíaselo a tus compañeros, escribe un tweet, publícalo en tu muro. Cuantos más seamos, mejor.
Otras formas más directas de apoyar el proyecto —y evitando monopolios como Amazon o MyFonts— son las siguientes. Considéralas, por favor.
(Publicidad)
(Publicidad)
Si quieres hacer un curso en la plataforma de Domestika, hazlo a través de este newsletter. A ti te cuesta lo mismo y el proyecto de Don Serifa recibe una pequeña comisión a cambio. Por ejemplo, el curso de Elliot Tupac: El cartel chicha: diseño y serigrafía del arte popular peruano.
(Publicidad)
(Publicidad)
Fontown es una aplicación que te da acceso mediante suscripción a un vastísimo catálogo de tipografías. Algo así como un Spotify de fuentes tipográficas. Cuesta 14,99 €/mes pero registrándote desde Don Serifa, puedes acceder a la versión gratuita para siempre o registrarte con un 66 % de descuento los 3 primeros meses. Ni te lo pienses. 
(Publicidad)
(Publicidad)
En 2016 publiqué la tipografía Mestre, una sans-serif de 8 pesos (más 8 itálicas) de estructura humanista pero construcción racionalista. Y, a partir de ahora, la familia de 16 fuentes puede ser adquirida por paga-lo-que-quieras desde 10 €.
(Publicidad)
(Publicidad)
Aunque yo no beba café, el proyecto Don Serifa sí que lo hace. Mediante la plataforma de microdonaciones buymeacoffee.com, puedes hacer tu pequeña gran aportación. ¡Gracias! ☕
Nos leemos el próximo mes. ¡Salud y letras! 👋
¿Te ha gustado?
Pedro Arilla

Newsletter de tipografía. Suscríbete gratuitamente para recibir cada mes en tu buzón una colección de enlaces cuidadosamente seleccionados y exquisitamente comentados a artículos, reflexiones, noticias y publicaciones en torno a la tipografía.

Tweet     Compartir
Si no deseas recibir más esta newsletter, por favor, date de baja aquí.
Si te han remitido esta newsletter y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Pedro Arilla.
Escrito con ♥︎ desde Londres, UK.